25 nov. 2013

Milhojas con crema de violetas

Que bien saben los dulces hechos en casa. Supongo que el componente psicológico, la satisfacción que da el haberlo hecho tu mismo hace que sepan mucho mejor (e imagino que no seremos objetivos y quizá nos sepan mejor que a los demás). Pero si, da gusto comer algo que has preparado tu mismo, que te ha costado hacer, cuando te ha dado buen resultado. Eso me ha pasado a mí con esta receta, que Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de noviembre nos invita a preparar, Milhojas.

Cada vez que me he enfrentado a una receta con hojaldre me ha dado como miedo, y  he acabado, casi siempre, utilizando hojaldre comprado, que para que engañarnos, lo hay de muy buena calidad y a buen precio, y hacerlo en casa, aunque no tiene punto de comparación, es pesado y lento. Pero en esta ocasión, en la que además se trataba de hojaldre invertido caramelizado, me he armado de valor y he decidido que una masa no podría conmigo, y… el resultado ha sido fantástico. Me ha encantado, un fantasma menos en mi cocina ;D Además, decidí que como se acercaba el cumpleaños de mi hermana era una ocasión perfecta para sorprenderla con un postre especial.

No obstante, no os asustéis los que me seguís por publicar habitualmente recetas sencillas y rapiditas, podéis hacer esta perfectamente con un hojaldre comercial, indico en las notas como. El resultado de mi experimento de superación es el que veis. Espero que os guste.

Un abrazo.
Ana.

Receta de milhojas de violetas

16 nov. 2013

Caldereta de cordero

Las dos últimas semanas he estado poniéndome al día, leyendo los mails, comentarios, … que me habéis hecho llegar tanto por las redes sociales, en el blog o a mi dirección de correo durante mi ausencia, y quería desde aquí daros las gracias por lo cariñosos y comprensivos que habéis sido. Para mi es un lujo que haya personas, que aunque no te conozcan personalmente estén pendientes de ti y valoren el esfuerzo por compartir una afición tan gratificante como es la cocina.

Me ha llamado la atención especialmente uno, de un fan de la página de Facebook que la compartía diciendo que era un “nuevo gran blog de cocina tradicional”. Jo! Gracias por esa calificación. Y me ha llamado la atención, porque nunca pretendí que fuese un blog de cocina tradicional, la comida me gusta en general, de vanguardia, fusión, … me encanta descubrir nuevos restaurantes en los que te ponen mil  platillos con preciosas presentaciones, tan pequeñitos y tan bonitos (y porque no decirlo, de los que sales con ganas de ir a comerte una hamburguesa ;D ), pero es cierto que en esencia yo, en casi todos los ámbitos, soy tradicional, y claro está también en la cocina, y me imagino que eso se ve reflejado en mis recetas. En casa somos más de cuchara y asado que de otras cosas más modernas y me ha encantado que alguien a quien ni siguiera conozco haya captado eso con unas pocas notas y un puñado de recetas. Así que por ese fan y por todos los demás, hoy una receta tradicional a más no poder, una caldereta de cordero, rica, rica (y en versión infantil) y que para los días fríos que llegan viene fenomenal.

Espero que os guste.
Un abrazo.
Ana.

Receta de caldereta de cordero

8 nov. 2013

Mermelada de ciruelas rojas

Hola de nuevo. Ayer me ocurrió algo que hizo que reescriba esta entrada. Fui a comprar y el tendero con poco ánimo dijo – Hola, que tal.- Con un suspiro (llevo una rachita…) y con la mejor de mis sonrisas respondí – pues estupendamente, y tu?- Mi respuesta le pilló tan de sorpresa que levantó la cara con los ojos como platos y dijo casi gritando – que estupenda actitud, ojala viniese mucha gente así y nos dirigiésemos unos a otros con una sonrisa, en lugar de con exigencias y malas maneras, así da gusto-. Fue tan increíble la reacción del chico que me hizo darme cuenta de que muchas veces un gesto tan sencillo es inmensamente gratificante, tanto para el que lo da, como para quien lo recibe y de lo fácil que es ser amable y a veces nos olvidamos.

La cabecera de mi entrada estaba llena de justificaciones y contaba los motivos de mi ausencia durante estos meses, pero no merece la pena relatarlos y quizá tampoco sea el lugar para exponerlos, es mucho mejor presentaros una sonrisa sincera y mirar adelante estando “estupendamente” y dando gracias por todo lo que tenemos.

Y con este rollo os presento una receta sencilla, que aunque un poco a destiempo, porque casi ha pasado la temporada, puede venir muy bien ya que se puede realizar con casi cualquier otra fruta. Se trata de una ¿mermelada, confitura, compota? de ciruelas. No se muy bien como llamarlo ya que por más que he buscado definiciones, son tan dispares que sigo con la misma duda, unas diferencian en función del proceso de la fruta, otras por la cantidad de azúcar, otras por la cocción… Esta receta lleva mucho menos azúcar que una mermelada normal y un par de versiones con distintos truquillos para espesar, ya que al no llevar tanto azúcar, queda un poquito líquida.

Espero que os guste la receta y el rencuentro.

Un abrazo.
Ana
 Receta de mermelada de ciruelas rojas